Está en Google, luego existe. No sé que pensaría Descartes de esto pero hoy en día parece que si tecleas algo en el famoso buscador y no te cuenta practicamente nada es que hay que dudar de su existencia. Por más que he buscado en la red, todo lo que aparece de la palabra "cochilona" es el nombre de un poni hembra de raza Shetland de 14 años y 307 kilos de un juego online llamado Caballow y la foto del perro aqui presente. Pero para algo se invento Twitter.



Gracias a Isidro Gilabert y al microblogging más famoso de internet está tarde he aprendido un nuevo término referido a modos de correr una maratón: cochilona. Lo que no me ha quedado claro es que clase de ritmo es ese. Viniendo de quien viene muy lento no debe ser, pero como la palabra en sí tampoco me inspira velocidad keniata y me ha gustado, con su permiso lo adopto. 

He empezado tarde a preparar Sevilla. Soy consciente de que aun echándole las ganas que le suelo echar el gran día no puedo esperar una gran marca personal pero si me gustaría rebajar algo mi marca de hace dos años en Madrid (3:58). Así que decidido, correré regulando, sin desfasar y emocionandome lo justo y necesario, dicho de otro modo...#Sevillacochilona.

Y para ello, la semana 1 de 7 (la pasada) quedó resuelta con:

..... 12 km a 5'49''/km..... el martes
..... sesión de 45' de spinning.... el miércoles
..... 4000 + 2 x 7 x 400 (de 1'57'' a 1'47'') + 4000... el jueves
..... sesión de 45' de spinning.... el viernes
..... Trekking montaña 10 km .... el sábado
..... 5 km + XVIII Vuelta Pedestre de Tres Cantos 15 km en 01:19:51.... el domingo




15-01-14