Hace mucho que no escribo nada que pueda incluir en La Botica de la Pingüina. Voy a ver que tengo en la despensa....Veamos...Tortitas de avena y arroz, copos de avena, leche de avena, pan de molde de avena...Pues no se...No se me ocurre nada...Hablaré de los romanos.



Los romanos eran tipos listos. Seguro que muchos corrían, aunque fuera de la terma al triclinio y del triclinio a la terma. Y como defensores del running minimalista...¡de lo mejorcito, oiga! Sus sandalias no tienen parangón. Nos han dado un montón de palabras para usar. Desde aquí mi agradecimiento. Ponte tu ahora a pensar como llamamos al podium. Solo ha hecho falta cambiar un par de letras y ya está, podio, modernizado.
Los romanos eran casi tan listos como nosotros, salvo la cena, donde se tumbaban, el resto de comidas las hacían de pie o fuera de casa, tenían tabernas y tiendas de comida para llevar, solo les faltó adelantarse con el invento de la cerveza, meterla en botellines de cinco en cinco en un cubo y venderlo a 3 euros. 
En lo que no anduvieron acertados fue con el tema de cierto cereal. Se trataa de una planta que consideraron una degeneración y una mala hierba y que les pareció que solo servía para alimentar al ganado. Ganado que por cierto, se la comía con tal ansia viva, pasión y avidez que cuando tuvieron que buscarle un nombre, no les quedó otra, tras mucho devaneo de sesos, que llamarla "aveo", que significa deseo. Luego nosotros, por eso también de poner nuestro granito de arena y aportar algo a las futuras civilizaciones, la hemos tuneado y bautizado como  "avena". 



Este cereal, despreciado por los antiguos, es auténtico oro comestible. Por su valor nutricional, es una de las mejores propuestas como fuente de energía y fuerza para todo deportista que se precie. Cuanto mas alto es el número de aminoácidos esenciales de un alimento, mayor es su valor biológico, y la avena posee seis de los ocho aminoácidos indispensables para una correcta síntesis de las proteínas.

Además, la avena es un carbohidrato complejo de absorción lenta que solo tiene 4 kcal por gramo y una de las mejores fuentes de fibra saludable. Contiene vitaminas del grupo B, vitaminas A y E, y minerales como el calcio, hierro, magnesio, zinc, potasio y sodio.

Hay que mencionar, aunque no sean nutrientes, el alto aporte de polifenoles que nos ofrece este cereal. Los polifenoles son sustancias químicas presentes en algunos vegetales, cuyo efecto protector proporciona acciones antioxidantes y antiinflamatorias beneficiosas para la prevención de la arterioesclerosis y enfermedades cardiovasculares

Entre sus propiedades más destacadas están las siguientes:

- Reduce los niveles de colesterol
- Disminuye la presión arterial
- Mejora el sistema inmunológico
- Regula el nivel de azucar en sangre
- Ayuda a combatir el estreñimiento
- Tiene propiedades expectorantes y mucolíticas que ayudan en casos de bronquitis y asma
- Su contenido en hierro ayuda a prevenir la anemia
- Su contenido en calcio ayuda a prevenir la osteoporosis
- Su contenido en yodo ayuda a prevenir el bocio y a regular el funcionamiento de la tiroides

En definitiva, la avena es un cereal digno de incluir en nuestra dieta con la misma avidez y deseo que inspiraron a los romanos para nombrarlo. Hoy en día hay muchas fórmulas, desde copos que se pueden añadir al yogurt, al zumo..., hasta tortitas, pan de molde, leche...

Yo me he convertido en una auténtica adicta e incluso me hago mis propias galletas. Es una receta sana y muy fácil que aquí dejo. 

GALLETAS DE AVENA CON COCO Y CHOCOLATE

Ingredientes:
- 125 gr de copos de avena
- 150 gr de azucar moreno
- 1/2 cucharadita de levadura en polvo
- 1 pizca de sal
- 120 ml de aceite de oliva
- 1 huevo
- 1 cucharada de extracto de vainilla
- 2 cucharadas de coco rayado
- 2 o 3 cucharadas de fideos o pepitas de chocolate (a gusto del cosumidor)

Preparación:
1 - Mezclar en un cuenco los copos de avena, el azúcar, la levadura y la sal
2 - Añadir el aceite de oliva, el huevo batido y el extracto de vainilla. Remover hasta que los ingredientes estén bien mezclados formando algo similar a una masa.
3 - Incorporar el chocolate y el coco y remover de nuevo.
4 - En la bandeja del horno, sobre papel vegetal para horno, formar montoncitos circulares bien separados entre si. O usar moldes para galletas.
5 - Hornear a 180ºC alrededor de 15 minutos.