El cinco "es el tercer número primo, después del tres y antes del siete, con quienes forma la única terna en donde la diferencia entre ellos es de dos unidades. Es también el segundo número de Fermat, después del tres y antes del diecisiete, y el quinto término de la sucesión de Fibonacci, después del tres y antes del ocho"* ¿Como se han quedado? Como si nada, ¿no? Pues así les deja a algunos la Madrid-Segovia. Se apuntan al poco tiempo a correr crosses y maratones de montaña o sencillamente a seguir acumulando kilómetros sin parar. Yo me conformo con un 5.

Foto de RobiNZ

En el 2011 tras participar en este ultra, a pesar de intentar seguir con mis rutinas deportivas en octubre, me vi noqueada por el síndrome del Marathon Blues durante algo más de dos meses sin tener la más mínima gana de oir hablar nada acerca del running. Durante noviembre y diciembre no escribí ni una sola linea en el blog y en lo físico no fui capaz ni de andar deprisa no sea que se pudiera considerar correr. Tuve que proponerme con el inicio del siguiente año el reto de correr mi primer maratón, el de Madrid, para salir de este letargo.

En el 2012 el Marathon Blues me golpeó fuerte de nuevo y me tuvo algo contra las cuerdas pero no logró tumbarme. Algún diez mil me eché a las piernas antes de que acabara el año y en diciembre ya preparaba con un pre-plan, el plan de mi segundo maratón, el de Madrid otra vez.

Este año estoy vacunada. No es que quiera estar ya de nuevo en plantilla maratoniana pero las ganas de correr aunque todavía no corra no se me han ido. Es más, leo a quienes lo hacéis o preparáis maratones otoñales y me dais envidia, ¡y cuanto más sufridos son vuestros planes, días y rodajes, más os envidio, mamonzuelos! Pero seguiré relamiéndome con vuestro esfuerzo y sufrimiento esperando que llegue mi momento. Sé que no tardará. A finales de año todo volverá a empezar. El maratón 2014 ya lo tengo escogido, solo falta inscribirme antes de desvelarlo.

¿Y a que me dedico hasta entonces? A lo que se me ponga por delante y me apetezca ¿Y que se me pone por delante este sábado? Un 5: la IV Carrera Solidaria por la Salud Urbana. Hace años que no corro un 5000. Y cuando digo años no exagero. Allá por mayo de 2012 corrí un trail de 5 kms pero no cuenta. Ya estoy en modo asfalto y aquí hemos venido a machacarnos contra el duro pavimento. Y como hace tanto tiempo que no corro esta distancia y es también largo el tiempo que me he dedicado a correr en modo ultra no sé como agarrar a esta yegua el sábado. No tengo ni la más remota idea de por donde puede andar su ritmo si la espoleo desde el principio así a cascoporro sin haber preparado nada y la llevo con la baba colgando hasta el arco de llegada. La verdad es que curiosidad tengo, pero también algo de pereza así que...creo que hasta que no me plante en la salida no sabré a que atenerme. Igual me tomo esta carrera de pachanga ¿Alguien se lo cree?



(*) Wikipedia