A veces la carrera de la que menos esperas es la que más te da. A veces tu carrera con menos expectativas se acaba convirtiendo en tu mejor carrera.



- Luis, creo que vamos muy justos. Apenas nos quedan 5 minutos. Hay que apretar. ¿Vamos bien? ¿Seguro que es por ahí? ¡En esa calle no hay cintas del recorrido! ¡Nos hemos equivocado! Pregunta a esa pareja.
- Por favor, ¿la carrera? ¿por donde es?
- ¿Que carrera?
- No me lo puedo creer...¿Y el polideportivo?
- Sí, por allí arriba. Esa calle y luego a la izquierda.
- ¡Dios,  menos de un kilómetro y nos perdemos! ¡Solo 4 minutos!

Así es como parece culminar mi historia, mi experiencia en el Trail de Peñalara 60K. Sesenta kilómetros dan para mucho y como no podía ser de otra manera, para una crónica épica. Pero tranquilos, esta vez no abusaré del preciado tiempo de quienes pasáis por estos lares. O tal vez sí. Eso dependerá de vuestros ratones. Hay muchas maneras de contar una misma historia. A mi se me ocurren dos:


VERSIÓN CORTA
Breve y concisa

VERSIÓN EXTENDIDA
Con mis desvaríos, chascarrillos y filosofía ultra del karma del pepino