Hace una semana que terminó mi aventura. Ya no tengo mono de correr. Con unas carreritas por la Pedriza lo he solucionado. Lo de la isla es más difícil de solucionar. Y mira que está bonita la sierra madrileña pero... Formentera me ha dejado completamente enamorada, sobretodo de su AZUL.





Quienes vivan cerca de la playa quizá no entiendan esta clase de romance pero hay quienes viven en el interior y son más de secano que el trigo y las amapolas, se emocionan cuando ven el mar y hasta lo huelen desde el avión antes de aterrizar. Yo soy una de ellas. Llegué a Formentera con esa emoción pero creo que aunque viviera habitualmente en un sitio costero esta isla me habría emocionado de igual manera. ¿El secreto? El azul de sus aguas. Es único y especial. 


Hasta los días nublados es digno de contemplar. 



Y voy al lío que me lío...

Antes de pasar página y embarcarme en mi próximo objetivo aquí van algunas cosas que no quiero que queden en el tintero:

Esta ha sido la quinta edición de Formentera to Run. Tras cinco etapas que sumaron 59 kilómetros, los ganadores son los mismos que el año pasado. En categoría femenina Paola Zaghi con un tiempo de 4:30:21 y en masculina el cuatro veces campeón de Italia de maratón Migidio Bourifa que sumo 3:49:11.

Ganadoras categoría femenina

Ganadores categoría masculina

Martin Fiz, Alessandro Lambruschini, Fabrizio Bernabei y Migidio Bourifa

Era muy esperado este año el duelo entre Bourifa y Martín Fiz y la posible revancha del español que el año pasado quedó detrás del italiano. Lamentablemente en la segunda etapa Martín tuvo que abandonar la competición por una fisura en el metatarso, y en la siguiente otros dos grandes deportistas, Alessandro Lambruschini y Fabrizio Bernabei.


Mi participación, vistiendo el morado del Equipo Dravet en las cinco carreras y colaborando con su Reto (Reto Dravet) me ha dejado un triple buen sabor:

  • El buen sabor de quedar la 9ª de 32 mujeres con un tiempo de 5:38:16 y en la posición 27 de 53 finisher. Sé que no es para tirar cohetes pero no iba con más expectativas que las de pasar una semana de vacaciones haciendo lo que me gusta, aguantar el cansancio que podían suponer las cinco etapas seguidas y divertirme, así que el resultado ha sido muy positivo.

  • El buen sabor de encontrarme y correr con gente maravillosa, que venían de diferentes sitios de España, y tener la oportunidad de conocer personalmente a un campeón de la altura de Martin Fiz y quedar maravillada por su sencillez y su simpatía. Sé que estos adjetivos se suelen decir a menudo de grandes deportistas pero esta vez doy fe de ello. Llegué a la primera etapa dándole codazos a mi hermana y diciéndole en voz baja "Mira. Está ahí. Detrás de las motos. Es Martín Fiz".                 "¿Quieres una foto con él?".                "No, me da vergüenza".                   La misma vergüenza que me impidió el último día decirle cuando me despedía que le admiraba. 

  • El buen sabor de una nueva forma de competir, por etapas. Me apunté a Formentera to Run buscando una experiencia distinta y probar esta modalidad. Ya hace tiempo que oí hablar de carreras en tierras lejanas, desiertos, sabanas...que se hacen por etapas. Confieso que me atraen. Viajar y correr. Correr durante días por parajes de aventura. Me atraen mucho. Cuando descubrí Formentera to Run pensé que podía ser una buena manera de probar sin tener que hacerlo a lo grande en otro país, y una vez que he probado, me ha gustado tanto la experiencia...que creo que la he liado. A ver como sacio yo ahora el hambre que me ha entrado.


Dado que hay gente que me ha preguntado algunas cosas de esta competición dejo aquí algunos datos por si son de interés

  1. Yo supe de Formentera to Run a través de un anuncio en Runners. La organización es a cargo de  Zitoway que también organiza otras carreras por etapas en otros países. Este año tenían dos modalidades de participación, contratando el paquete de vacaciones que incluía entre otras cosas: dorsal, alojamiento, alquiler de scooter...., y la modalidad de "solo dorsal", que es la que yo contraté. 
  2. En cuanto a la competición, había también dos modalidades: corriendo o caminando.  Las etapas, como ya he comentado anteriormente, son de 9, 8, 12'5, 8 y 21 kilómetros.
  3. El ambiente ha sido inmejorable antes, durante y después de las carreras. Había un speaker en todas ellas derrochando simpatía y con chistes para todos y todas, servicio médico, organizadores pululando en sus scooter camino arriba, camino abajo, fotógrafos repartidos por el recorrido, que yo al principio pensé que eran muchos pero luego supe que eran dos que estaban como Dios en todas partes (Dios debe tener una scooter), y como ya resalté en la primera etapa, una participación femenina que nunca había visto en ninguna carrera, éramos el 50%!!!!


En definitiva, una recomendable manera de pasar una semana de vacaciones en Formentera para quienes nos gustan estas "cosas del correr", hasta para quienes van de acompañante. Mi hermana casi acaba hablando más con Martin Fiz que conmigo y de traductora del speaker en las carreras. No se perdió ni una.


El año que viene, si mi calendario y mi bolsillo me lo permiten...repito seguro.


Mi agradecimiento especial para Bea y Montse, por los madrugones que se han pegado, por el mal humor fruto de mi cansancio que me han aguantado, por la dieta de carbohidratos diaria impuesta que se han metido sin rechistar, por sufrir el olor a mentol por todo el apartamento de la crema recuperadora sin protestar, por escuchar el "me duele aquí me duele allá" cada mañana, por sus ánimos, por sus sonrisas cada vez que llegaba a meta, por ese estupendo reportaje de fotos que me han hecho en cada etapa. Mil gracias por compartir conmigo este viaje.