Nunca es tarde para ir a la universidad, así que sin pensármelo mucho, a principios de este año me apunté a hacer una carrera y este domingo me toca examen.  


Cuando iba al colegio, allá por el año...(bueno, eso no tiene relevancia), yo dividía el mundo en maratonianos y no maratonianos. ¡Uy, perdón! Eso es ahora. ¡Maldita obsesión!... Dividia el mundo en hormigas y cigarras. Había hormigas obreras a tiempo completo, hormigas obreras de última hora...cigarras con morro, cigarras con suerte...incluso cigarras con las dos cosas...y hasta había falsas cigarras que en realidad eran hormigas.

Estudiante con codos abrillantados que echa más horas a los libros que la Esteban aTelecinco...¡Hormiga obrera!
Estudiante que estudia lo justo para saber que poner en la chuleta y aprueba...¡Cigarra con suerte!
Estudiante que dice que no ha estudiado nada (esto es un clásico) y luego saca nota...¡Falsa cigarra!

Con el paso del tiempo he visto que esta clasificación es lo que me sigo y seguiré encontrando en la vida, que lo único que cambia es la edad y el escenario. Porque veamos...


¿Qué ocurre, por ejemplo, en una oficina?...

Currante de 8:00 a 18:00 que solo para media hora para comer, no despega el trasero de la silla, suele salir tarde de la oficina y encima recibe palmaditas del tipo "a fulanito le cunde más"....¡Hormiga obrera a jornada completa!

Currante de 8:00 a 18:00 que cuando llega a la oficina se toma su horita para desayunar, otra hora para el piscolabis del mediodía  y otras dos para la comida. Y cuando vuelve del café de la sobremesa se concentra un poco y trabaja lo justo para cobrar lo mismo que el de al lado...¡Hormiga obrera de última hora!

Currante sin horario (el que siempre llega tarde y se va el primero), que a la hora de la comida desaparece colgándose del hombro la raqueta de padle y diciendo "si preguntan por mí estoy en la segunda planta haciendo fotocopias". Y que vuelve después de comer, hace que trabaja y antes de irse le da una palmadita al de al lado, "a fulanito le cunde más"...¡Cigarra jodía porculera, con mucho morro y bastante suerte!

¿Y en el ámbito del running?...

Corredor/a disciplinado/a que se levanta a las 6 de la mañana para entrenar, controlando ritmos y distancias al milímetro, que no come espaguetis con carne sino que ingiere hidratos de carbono con proteínas, que solo lee libros de running, que cuando escucha música piensa en el ritmo que llevaría corriendo con ella, que llama "fines de semana libres" a aquellos en los que no compite, que hace cinco años que no va al dentista pero visita al fisio todos los meses. Y que cuando participa en una carrera la corre como si se le fuera la vida...y a pesar de todo, sus registros le siguen situando en el montón de los corredores populares...¡Hormiga obrerísima!


Corredor/a que no se sabe muy bien lo que entrena, ni cuando entrena, que cuando no tiene molestias en el apéndice xifoides, las tiene en la tabaquera. Y que llega a una carrera a última hora diciendo que apenas ha entrenado, que se lo va a tomar con calma, cuando dan la salida le da una palmadita al de al lado "a ver si te puedo seguir"...y en el segundo kilómetro pega el hachazo para luego decirle a los colegas "no se que me ha pasado, me he venido arriba en mitad de la carrera y acabo de hacer super-mega-hiper MMP"...¡Cigarra más falsa que el sprint de Ben Johnson en el 88 y que es más hormiga que la anterior!

Y podría seguir, las combinaciones son infinitas pero aquí lo dejo y que cada cual se busque su disfraz. ¿El mío? Difícil contestar, me temo que tengo un poco de hormiga y un poco de cigarra. En lo que se refiere al running suelo planificar como cigarra, entrenar como hormiga y competir...mmmmm....lo confieso...alguna vez he pecado...me he hecho pasar por cigarra.

Como decía al principio este domingo me toca examen en la universidad. Me estresan bastante las carreras, más por lo que espero de mí en ellas que por la carrera en sí, por eso tanto el año pasado como este, solo he incluido en mi plan dos competiciones de media maratón antes del maratón. En este caso se trata de la Media Maratón Universitaria. Odio las carreras de vueltas. Esta tiene tres, así que promete. En cuanto a marca no me planteo ninguna, tan solo estar a la altura de la forma que tenia por estas fechas el año pasado en Mérida cuando saque un 1'51. Y en cuanto a estrategia, aprovechar las tres vueltas para correrla con cabeza y en progresivo....primera de reconocimiento, segunda de ataque y tercera de kamikaze con lo que quede de tropa. Y una vez me den las notas, a seguir estudiando para el siguiente examen (7 de abril Media Maratón Villa de Madrid).