A veces lo normal no es fácil de definir y menos cuando es algo que se hace habitualmente. En ocasiones la dificultad de establecer los límites radica en una pérdida de objetividad o sencillamente en lo ajeno  que puede ser lo cuestionado para quien lo cuestiona. Salir a correr con cero grados y con rachas de viento de 65 km/h para mi vecina no está dentro de lo normal. Para la masa corredora que por estas fechas prepara maratones es pan nuestro de cada día.



Ashrita Furman es un neoyorquino de 58 años que lleva prácticamente toda la vida, desde que tenía 25 años, batiendo records absurdos. Tantos, que incluso tiene el record Guinness de ser la persona con más records Guinness. Desde 2009 es el hombre más rápido corriendo una milla con aletas de bucear.

Kenichi Ito, conocido en algunos medios como el hombre mono, es un chaval japones de 29 años,  capaz de desplazarse como el rayo con los pies y a dos manos. Ostenta el honor de ser el hombre más veloz del mundo a cuatro patas.

Si Ashrita Furman  fuera todas las mañanas a entrenar con Kenichi Ito y compartieran vueltas en la misma pista de atletismo, apuesto a que terminarían viéndose normales. Vamos, que si un día el americano se calza unas Nimbus y el trote del asiático evoluciona a homo erectus, igual ni se conocen.

Después de mi prescripción médica de limitada hidratación durante una semana (solo 1 litro de líquidos al día, sea agua, sopa, vino o leche) hoy he ido a la consulta de mi doctora a pedirle los análisis para ver como está mi hiponatremia. Me ha dicho que antes de hacérmelos, deje la restricción hídrica y haga durante dos días vida normal. A lo que yo le he preguntado si eso incluía correr.

- Vamos a ver, no te metas un maratón pero sí, puedes correr lo normal.

Lo normal... Correr lo normal... ¡Perfecto! Mi doctora me ha dicho que corra lo normal así que yo a correr lo normal. Después de la consulta me he ido al embalse que suelo frecuentar y he cogido la ruta del jubilado, una pista asfaltada que lo bordea y que hace las delicias de los mayores de mi pueblo (un día hablaré de ellos, porque hay que ver, no fallan ni un día, haga viento o caigan chuzos de punta, ahí están con su paseito mañanero). Enfilada la carretera he empezado con 3 kilómetros para calentar. Como estos me han parecido menos de lo normal, he decidido hacer unas series, 3x1000 metros. Como he visto que con la última llegaba al comienzo de una pista de tierra que subía 1 kilómetro en una cuestarraca del 14% y me veía normal, la he subido. Como subir pa'na es tontería, pues he seguido y he terminado haciendo 6 kilómetros de trail. Como la ruta era circular he llegado donde dejé el coche y como lo normal es beber algo a estas alturas, he bebido mi brebaje de isotónica que tenía guardado dentro. Y ya que estaba de nuevo sobre asfalto y con 1000 metros de llano por delante, he hecho lo normal, lo que se hace en estos casos, otro 3x1000. Y como ya me estaba pareciendo a mí que igual mi doctora no se refería a esto y lo normal es enfriar, pues he terminado con otros 3 kilómetros y ahí lo he dejado.

¡Uy, si al final me salió un exprimelimones! 

Correr lo normal no sé si es lo que he hecho esta mañana pero después me he sentido mejor que normal.



Para los que gusten de lo raruno aquí dejo unos datos de los dos personajes anteriormente nombrados:
- La marca de Ashrita Furman corriendo la milla con aletas está en 8 minutos, 29 segundos, 50 centésimas
- También puede presumir de ser el hombre más rápido corriendo una milla con una botella de leche en la cabeza. Lo hizo en 7 minutos 47 segundos.
- Y para rizar el rizo, está en posesión del record de distancia recorrida soplando una estampita de correos con un oso perezoso colgado de su cuello, ni más ni menos que 100 metros. ¡A ver quien lo supera!
- Kenichi Ito solo tiene un record y con uno como el suyo ya tiene bastante, que ser el hombre más rápido del mundo a cuatro patas no es moco de pavo. Es capaz de correr los 100 metros en 20 segundos.
- Para conseguir esta marca estuvo entrenando 8 años y medio, y desarrolló hasta 6 estilos diferentes de desplazamiento cuadrúpedo. Que se prepare Usain Bolt que tal y como se las gastan en el país nipon con las huelgas, como al colega le de por entrenar a la japonesa, pasa de "rayo" a "chispita" en un abrir y cerrar de ojos.