Hay hazañas deportivas que me fascinan y sobretodo sus protagonistas, pero no soy amiga de tener ídolos ni mitificar ni endiosar a nadie. Admiro más a corredoras y corredores que viven con sencillez pero con mucha pasión lo que hacen, que se esfuerzan día a día, que cuando hablan de sus experiencias contagian ilusión y fortaleza, sin abandonar la humildad del que se siente ganador solo con su propia superación. Ayer tuve la suerte de poder conocer, entrenar y charlar con una corredora de esta clase, pero también de otro planeta: Nerea Martínez Urruzola.



Hay un planeta donde sus habitantes corren y corren durante horas, suben y bajan montañas y vuelven a subir y bajarlas, atraviesan rios, saltan pedruscos, descienden por crestas como surferos terrestres, se agarran con sudor a caminos verticales hasta que los vuelven casi horizontales, sufren bajo el calor, la lluvia , el viento o sobre la nieve...y sonrien, y se caen, y vuelven a sonreir...y a subir otra vez y a bajar...y andan cuando hay que andar y corren cuando hay que volar...y el sol se pone y vuelve a salir, y vuelta a empezar cuando la mente dice no puedo más.

El equipo Salomon Running Internacional tiene entre sus integrantes a habitantes de este planeta. Nerea Martínez Urruzola es una de ellos, junto a otros españoles como Kilian Jornet y Miguel Heras. Tanto su trayectoria deportiva como su palmarés no dejan a nadie indiferente. Solo en 2012 acumuló 1130 kms en competiciones. Entre sus resultados más destacadas del pasado año están los siguientes:

2012
2ª GR10 Xtrem (93 km)
1ª Ultra Trail Serra de Tramuntana (107 km)
1ª Ultra Trail Monte Fuji (Japón) (157 km)
2ª Maratón Alpino Madrileño
1ª Ronda Dels Cims (170 km)
10ª UTMB (100 km)
2ª Raid islas Reunion (170 km)




Nerea Martínez impartió ayer en Pedrezuela un Training Camp organizado por el grupo de entrenamiento Woman Wind Xtrem. Tuve la oportunidad de poder acudir y participar. La jornada comenzó en la casa de la cultura donde la deportista compartió experiencias y consejos con los asistentes para luego dar paso a un entrenamiento por los caminos y el maravilloso paisaje que rodea a la localidad. 
Mi semana había sido de esas raras en las que casi nada se cumple según lo planeado y lo que si lo hace me deja el cuerpo hecho polvo y sin tiempo para recuperar, así que como tenía la intención de terminarla con un entrenamiento relajado, previamente,  me había apuntado al entrenamiento de nivel Ca-Co. Con lo que no contaba era con venirme arriba en la conferencia impartida por Nerea y tener ganas de devorar kilómetros en compañía suya, así que con su grupo que me fui. Algo más de 2 horas nos tuvieron correteando por el monte. No subí Fujis ni bajé Mont Blancs, pero disfruté como si lo hubiera hecho...por correr en compañía de un montón de mujeres amantes de la montaña, cruzar un río, subir por senderos agarrándome a los árboles, pisar barro, escurrirme bajando entre piedras, andar porque estaba cansada y echar otra vez a correr...y sobretodo por compartir algunas zancadas charlando con esta gran corredora y contagiarme de su fuerza y afán de superación.