Como cada dos años ya está el país paralizándose con los partidos de la selección española de fútbol. Confieso que soy poco futbolera. Me sienta, como el balonazo al de la foto, que a menudo no haya más deporte en los medios de comunicación que este juego de pasarse una pelota con los pies hasta colarla bajo tres palos. 




Aun así, reconozco que cuando juega la selección un extraño espíritu me invade y contribuyo emocionada a aumentar los decibelios de la excitada masa futbolera. Y es en estos días cuando precisamente le presto más atención a tema del balompie. Claro que mi atención es selectiva, no vayamos ahora a perder la cabeza.


Después del partido España-Italia, en uno de tantos y tantos análisis deportivos que se hacen en televisión, donde parece que no hay filosofía con más peso, ni conclusiones más importantes a las que llegar en esta vida, y donde hasta la diferencia de la velocidad con la que cae la lluvia durante el primer tiempo respecto del segundo es digno de mención...de repente oigo algo como que los futbolistas corren tal distancia en cada partido, que menganito es el que más corre de la selección.... ¡Y ya la liamos!

"¡Atención! ¡Cerebro llamando a cuerpo, cerebro llamando a cuerpo! En la tele han dicho correr y parece que están dando datos verdaderamente importantes. Rogamos se gire inmediatamente."

¿Y quien es la estrella voladora de la roja? ¿Cual es esa enorme distancia? ¿Cual? ¿Cual?... ¡Porque  parece que solo paran de correr cuando reparten leña! Y no parar durante hora y media....Yo no soy muy rápida pero a ellos les tiene que dar de sí. ¿Cuanto? ¿18 kms? ¿Una media maratón si es un centrocampista?...

Pues no. 11.

El jugador que más distancia recorrió en el susodicho partido fue Xavi Hernandez, 11,662 kilómteros. Ni uno más ni uno menos según un señor de esos que hablan muy rápido en la tele durante el partido y gracias al cual todas las jugadas parece que van a acabar en un éxtasis absoluto.
El segundo Jordi Alba (11,553 km) y el tercero Xavi Alonso (11,414 km)



Vaya...poco más de un 10.000... ¿Y estos son los que mas corren? Mmmmm... supongo que mi decepción es fruto de una menguada cultura futbolística y tener algunos conceptos equivocados. Y como los señores que se saben todos los nombres de los jugadores y la señorita de la banda que se sabe... que habla de... Bueno, que los de la tele esta vez no ahondan en la cuestión y como la noticia se queda solo en eso y yo necesito más, pues hala, a navegar por la red. ¿Y que se cuenta por ahí?

Al parecer, usando sistemas de medición basados en avances de tecnología militar sueca (y parecía que solo hacían muebles), se han elaborado estudios que revelan que los futbolistas de hoy en día recorren normalmente en cada encuentro distancias entre 8 y 14 kilómetros, repartidos de la siguiente manera: el 18% del tiempo corriendo, el 72% caminando, 3% de sprints y el 7% regateando al contrario.

Y antes decía hoy en día porque hace unas cuantas décadas la distancia promedio era bastante menor. En el mundial de Suecia de 1958, un jugador corría en cada partido cerca de 4 kilómetros. Pelé en el mundial de Mexico 1970 se desplazó algo menos de 5,5. Y en Alemania 74 y Argentina 78, un delantero recorría alrededor de 6 kilometros.

Y si quería más números...pues toma números:

Un futbolista puede llegar a realizar por partido 100 sprints a 25 km/h con una duración de 3 segundos de media en los que recorre 1,8 kilómetros en un tiempo de 4 minutos (¿tábatas quizás?)

Y nada como comparar (datos aprox):

- Record mundial de 100 m: 36 km/h durante 10 segundos
- Record mundial de 800 m: 28 km/h durante 1minuto y 45 segundos
- Record mundial de 1.500 m: 25 km/h durante 3 minutos y medio
- Record mundial de 5.000 m: 23 km/h durante 13 minutos
- Record mundial de maratón: 20 km/h durante 2 horas y 10 min


Después de saber esto no creo que cada domingo me vuelva una forofa, bufanda en mano, gritando improperios al señor de negro (ah, ¿que ya no van de negro?), pero reconozco que a partir de ahora cuando vea un partido de futbol sabré reconocer, aunque sea solo durante 3 segundos, a unos cuantos  velocistas.