Harry Truman, ex-presidente de EEUU, dijo en una ocasión que no se debe permitir a ningún hombre ser presidente si no comprende a los cerdos... aunque no sé muy bien a que clase de cerdos se refería viendo como funciona a veces la política. Y menos mal que no le dio por decir que no se debe permitir a nadie ser corredor si no comprende a los cerdos porque con lo que acabo de averiguar... por lo menos yo... apañada iba.




Salvo recién llegados al runing, todos y todas seguro que hemos oido hablar y practicado esa velocidad de recuperación algo lenta y cómoda, que varía según el estado de forma de cada uno y su nivel, llamdo ritmo cochinero. Yo nunca he sabido porque se llama así si cuando veo a un cerdo corriendo corre que se las pela. He llegado a pensar que mi nivel era el culpable pero tampoco me ha parecido ver alguna vez  corriendo como un cochinillo a alguien que quisiera hacer un rodaje de recuperación. Si lo he visto he pensado más bien que estaba haciendo series.

Pues bien, después de descubrir a que ritmo corren los cerdos, me queda menos clara la cuestión del ritmo cochinero, a no ser que se trate de ironía. Un cerdo adulto puede correr a velocidades de hasta 11 millas/hora... ¡¡¡¡ 17,2 km/h !!!

Así, imposible  poder usar en condiciones el término cochinero.

Y si el animalito es curioso corriendo, no tiene precio en otros campos.... 
- El orgasmo de un cerdo dura alrededor de 30 minutos
- No suda (habrá que replantearse entonces lo de "sudar como un cerdo")
- Su gruñido puede alcanzar los 115 decibelios (el motor de un jet alcanza los 113)
- No puede mirar hacia arriba por la morfología de su cuello
- Maneja su propio lenguaje con hasta 20 tipos diferentes de gruñidos
- Es capaz de aprender su nombre
- Su capacidad de aprendizaje y memoria es similar a la de un perro
- Tienen un excelente sentido de la orientación

Vamos, ¡una joyita! No sé como estamos haciendo de él chorizos.

Pero yo sigo erre que erre con lo del ritmo cochineroCreo que tendré que ir pensando en  otro nombre porque este "Speedy Gonzalez" de la granja no me va a marcar el ritmo a estas alturas. También cabe la posibilidad de adoptar otros términos ya usados por ahí...ritmo pocoyo, ritmo pocilguero, ritmo pachanga...

Y a pesar de que en lo de la velocidad del cerdo no me siento identificada... puede que el próximo sábado le comprenda un poco mejor por otros motivos...

Esta semana han remitido bastante mis molestias en el tobillo. El fisio me dijo que se trata de una sobrecarga de los tendones peronéos que entra dentro de lo normal tras la maratón. Después de no correr nada durante dos semanas, masajes, hielo y antiinflamatorios parece que la cosa ha ido a menos y en el rodaje que he hecho hoy apenas he notado las molestias. Así que el sábado participaré en la IV Vuelta a la Jarosa, carrera donde la organización regala una paletilla de jamón al club que inscribe a más de 12 integrantes. Mi club, Canicross Correcaninos, no se lo ha querido perder y allí estaremos los suficientes como para incarle el diente a la paletilla. 

Quizá entonces me reconcilie con el cerdo.