Dicen que "leer la cartilla" es una expresión española de origen andaluz. Según el diccionario significa regañar o reprender por una mala acción.


Ahora bien, también hay quien lo explica en la red de tal manera...que como el gato de aquí arriba me he quedado... pinchar aquí los amantes de las emociones fuertes

Pero yo me quedo con la primera. Después de los comentarios de mi anterior entrada admito que siento que me habéis leído la cartilla. Y no esta mal. Es más...¡¡¡es genial!!! No todo va a ser "ánimo-tu puedes-lo vas a conseguir-felicidades". Y ante una opinión general tan unánime no puedo hacer otra cosa que reconocer que estaba cayendo en el perfeccionismo más absurdo y menospreciando lo conseguido. Y como un buen amigo me ha dicho...Autoexigencia, SI; Perfeccionismo, NO-NO-NO.
Así que una lección más aprendida antes de pasar página en mi historial maratoniano....por ahora.

Y entrando en materia deportiva, actualmente no hay mucho que contar. Después de unas vacaciones aprovechando el puente de mayo, el calendario ya marca dos semanas sin correr. La recuperación tras la maratón fue muy buena en un sentido, pues apenas tuve agujetas un par de días, pero mala en otro, y es que me quedó una molestia (en ocasiones dolor bastante agudo) en el tobillo derecho que no desaparece y que me temo que pueda ser algo más que una tendinitis. Esta semana se hace inevitable la visita al fisio y comenzar a moverme un poco aunque sea en bici y nadando.

El próximo sábado 12 de mayo tengo mi primera cita con la montaña esta temporada, IV Vuelta a la Jarosa, una carrera que el año pasado terminé disfrutando aunque me costó. Discurre por los alrededores del embalse de la Jarosa (Guadarrama) y con un perfil algo exigente por lo que no se si estaré en condiciones de participar pero se intentará.