Cuando pienso en Suecia se me vienen rápidamente dos cosas a la cabeza, la mundialmente conocida cadena de muebles y decoración Ikea y la gran diva de entre las divas Greta Garbo, y a partir de este domingo Tom Osler.


¿Y por qué si este señor no es sueco? Pues todo comienza cuando, tras leer una recomendación de Danae, que me hablaba del método Osler para entrenar una ultramaratón, trato de ponerlo en práctica y acabo haciéndome la sueca y siguiendo mi propio método.


El método Osler


El método de Osler consiste en alternar porciones de trote de 15 a 20 minutos, con porciones de caminata intensa de 3 a 5 minutos. Está demostrado que correr esta sesión así no solo cumple totalmente con los objetivos de la sesión larga, sino que retrasa de manera substancial la aparición de la fatiga durante su entrenamiento.

El objetivo de la sesión larga es dar oportunidad a su organismo para que "aprenda" a utilizar la grasa corporal cuando el glucógeno se ha terminado, es decir, a partir del kilómetro 30 ó 32, que es cuando el maratón empieza a sentirse más pesado.

Pero además de lo anterior, su recuperación posterior a la sesión larga será mucho más rápida, estará menos expuesto a lesiones y podrá cumplir mejor con el resto del programa de entrenamiento.

El alternar porciones de trote con caminata se debe hacer desde el principio al fin de la sesión, ya que si usted decide iniciar las porciones de caminata después de haber restado corriendo por más de 20 kilómetros, se encontrará con la desagradable noticia de que al terminar la primera porción de caminata le resultará sumamente pesado volver e empezara correr.



Este domingo me tocaba un rodaje largo, mucho más largo que cualquiera de los que hasta ahora había hecho. Mi plan de entrenamiento rezaba "5 horas a ritmo muy muy suave" así que como suponía que para cumplir ese tiempo tendría que irme muy muy lejos pensé en rodar hacia la hoya de San Blas, zona de montaña entre las localidades madrileñas de Manzanares el Real y Miraflores de la Sierra. Con lo que no conté es que con el perfil del terreno lo del plan de este buen hombre, ultramaratoniano estadounidense, Tom Osler, se iba a complicar. Hasta el kilómetro 12 o 13 eso de alternar fracciones de correr y andar fue soportable, pero a partir de allí cuando tocaba correr las cuestas eran demasiado pinas, y cuando llegaba el momento de relajarme andando venía el respiro de una cuesta abajo. Así que vi que me estaba quemando demasiado pronto y que lo mejor era olvidarme del plan y correr y andar franccionándolo según el desnivel del terreno, usándolo a mi favor para correr sobretodo en los llanos y cuestas abajo. Y haciéndome la sueca de esta forma, logré completar 39 kilómetros en 5 horas 4 minutos.




He de reconocer que el cansancio al que llegué fue absoluto. No fui consciente del recorrido escogido y eso me llevó a planificar mal desde el principio mi entrenamiento, derrochando energías y sobrecargando los músculos.  Llegué tan agotada a casa que psicológicamente estaba derrumbada. Me senté en el sofá del salón con la sensación de que no hubiera podido avanzar ni un solo kilómetro más y con serias dudas de poder con este desafio que tengo a la vista.
No tenía ampollas ni dolores serios en las rodillas ni nada que avisara de alguna lesión, pero sentía el cuerpo entero como de piedra y la espalda completamente contracturada. Ni siquiera una buena ducha de agua fria y mi batido recuperador consiguieron subirme el ánimo. Por la noche cai redonda en la cama con la única esperanza de que al día siguiente la sensación de dolor y agotamiento hubieran desaparecido lo sufiente como para ver las cosas de otra forma.

Y ¡voila!, hoy me he levantado con algún dolor pero bastante recuperada y con el ánimo tocado pero no hundido.

A falta de 5 semanas soy plenamente consciente de que los 100 kms no van a ser faciles, ni siquiera con grandes dosis de empeño y optimismo. Tengo mis dudas de que pueda lograrlo, pero si de algo estoy segura es de que voy a intentarlo. Que en el tiempo que me queda hasta el 17 de septiembre voy a currármelo y que ya sé que cara tiene ese horrible monstruo que me va a estar golpeando con su mazo durante gran parte de la carrera para que me venga abajo. Lo que él no sabe es que tengo a la Garbo de mi parte, que cuando él llegue... me haré la sueca. 



Resumen semanal:

Martes -------- 18 kms (ritmo medio 6'47''/km) -------------------------- 02:02:17


Miércoles ---- 10 kms bici

Jueves -------- 15 kms -------------------------------------------------------- 01:33:20
                       9 kms (6'40''/km) + 5 kms (5'18''/km) + 1 km andando

Viernes ------ 17 kms (ritmo medio 7'03''/km) --------------------------- 02:00:02


Sábado ------- 10 kms trekking

Domingo ---- 39 kms (ritmo medio 7'47''/km ) --------------------------- 05:04:00