Esta semana ha sido la primera de mi preparación de cara a los 100 kms Madrid-Segovia. El mes de junio ha sido algo anárquico, y la inconstancia y el desánimo han campado a sus anchas en lo que se refiere a entrenamientos, por lo que se trataba de cerrar el mes avisándo a mi cuerpo de la que se le viene encima.


Además el señor de la bata blanca ha dado el visto bueno a mis niveles en la revisión semestral de turno y lo que es mejor... no me ha mirado con ojos desorbitados cuando le he dicho lo que pensaba hacer, ni siquiera cuando me ha preguntado "...100 kms... ¿en bici?..." y yo le he respondido "No. Trotando y andando".


La semana ha quedado así (mi agenda de weekend no me deja cuadrar mejor los descansos, es mi asignatura pendiente):

Lunes------------- 1 h 00 min (ritmo suave 6'-7'/km) - 10 km
Martes------------ 60' sesion spinning
Miercoles--------- 1 h 10 min  (ritmo suave 6'-7'/km) - 11 km
Jueves------------ Descanso
Viernes-----------  2 h 40 min (Trote/caminata montañera 7'-8'/km) - 22 km
Sábado----------- Descanso
Domingo---------- Descanso

Hace un mes me compré algunas cosillas de cara a esta aventura. Baratijas del Decathlon que nada tienen que ver con la equipación que os gastais los máquinas que os enfrentais a maratones desérticos, je,je pero que de momento me van bien. Por cierto, he de reconocer y agradecer las experiencias que compartis todos y todas en la blogosfera, sean las que sean, siempre aportan algo.

Y la baratija que hoy presento es la mochila-chaleco de agua pequeña de Kalenji. LLeva una bolsa de 2 l , bolsillos laterales, dorsales e int., malla aireada en espalda, tiras retrorreflectantes para ser visto/a de noche y.... hebilla-silbato naranja!!!! No me había dado cuenta hasta hoy cuando me he fijado que uno de los ajustes era de otro color y tenía una forma rara... he soplado y... ¡Voila! ¡Ha sonado!


El chaleco se ajusta mediante correas laterales elásticas y aunque hay que reconocer que para gente algo fina de tronco como yo, los ajustes se quedan cortos, no me va dando muchos bandazos. Un inconveniente es que la espalda suda mucho, pero dada la morfología de mis caderas que me hacen llevar los cinturones con bidones bailando bajo la barbilla... me quedo con mi mochila-chaleco, por lo menos para las distancias que estoy recorriendo hasta ahora.

La bolsa de agua la relleno con el preparado de Aptonia Hydra energy sabor naranja en polvo, que supongo no estará a la altura de las grandes marcas, pero si más a la altura de mi bolsillo, y de momento tambien me va bien.

Ahora a esperar las noticias que vengan de Belchite y demás "locuras runner-veraniegas" y a seguir aprendiendo, probando y aprobando límites.