Recien estrenado el sexto mes de este año va siendo hora de analizar como van los datos de mi "Reto Kilométrico" 2011. Para quien no lo sepa, a principios de enero me propuse completar este año, sumando entrenamientos y carreras, la distancia de 1.500 kilómetros. Cifra nada despreciable viniendo de una corredora muy, muy, pero que muy popular. Con este reto quería además mantener el ánimo vivo mes a mes para seguir entrenando y hacer más rodajes largos,  y de momento lo está consiguiendo, aunque a veces a duras penas por cuestiones personales, pero ahí sigo.





Calculadora en mente, para completar 1.500 kms en 12 meses debería recorrer una media de 125 kms al mes, y más o menos,  alrededor de 31 kms a la semana. Por lo que al acabar este mes de mayo debería llevar recorridos 625 kms. Pero las matemáticas de mis piernas han sido otras. De momento estoy ahí por los pelos, pues con el quinto mes he acumulado 612 kms.

Soy de personalidad algo "alemana" y me gusta cada cosa en su sitio y no dejar para mañana lo que pueda hacer hoy, así que el hecho de no llevar la media al día no me deja del todo a gusto. Sé que con la llegada del verano y las vacaciones, algunas semanas será difícil seguir con el plan de entrenamientos y bajará el ritmo, así que sería conveniente ir unos cuantos kilómetros por delante para que no me pillara el toro en los últimos meses del año. Pero también sé que tengo otro reto a la vista, del que ya hablaré más adelante, que en su preparación puede hacer que mi cuentakilómetros aumente y no tenga problemas de medias matemáticas.

Resumiendo... menos calculadora y, como diría la ultrafondista Alexandra Panayotou.... ¡a kilometrar!