Parece ser que otro año más en Madrid, en esto del correr, los del Norte vamos a la zaga de los sureños. El domingo pasado me presente en Pz Castilla para participar en esta carrera junto con mis amigos del club Correcaninos, todos ataviados con la camiseta reglamentaria del equipo Norte. Camiseta por cierto, de dudosa calidad, aunque la extrema delgadez de su tejido bien nos hizo un favor dado el calor que pasamos.




Gracias a Luis por la foto

Mi idea inicial era como viene siendo costumbre ultimamente, no esforzarme más que lo suficiente como para llegar dignamente a meta y pasarlo bien durante la carrera. Pero... ¿a quien quiero engañar? ¡¡¡No se pasa bien corriendo en plena ola de calor, demonios!!! Así que de perdidos al río. Si había que sufrir, que sirviera para algo. Además mi amigo Francisco pronunció las palabras mágicas: "¿Quieres intentar volver a bajar de 50?", suficiente para que la Pingüina comenzara a aletear momentos antes de la salida. 3, 2, 1... y lo que se supone que iba a ser una carrera rápidísima cuesta abajo se convirtió en:

Cuestecita para abajo....   se acaba pronto...    falso llano...   cuestecita para abajo....   ¡uf, que calor para ser las 9:00 de la mañana!...    a correr por la acera porque por la carretera no se puede adelantar...    Km 1 por debajo de 5:00...   ¡bien, vamos bien!...  ¡uff este calor empieza a ser agobiante!...    custecita para arriba que no me esperaba...falso llano....    cuestecita para abajo....    ¡uff, esto no se suponía que era coser y cantar!...    km 2 voy axfisiada....   los kilómetros pasan...las cuestas pasan...    las piernas me pesan....    los parciales van bien porque siguen por debajo de 5:00...    mi amigo Francisco va haciendo de liebre a una muda porque desde el km 2 no puedo con mi alma, así que no digamos hablar....    ¡ufff, ya lo he dicho, pero el calor es horroroso!...    el agua del abituallamiento acaba repartida por todo mi cuerpo...seguimos marcando tiempos por debajo de 5:00, y no me lo explico porque voy sufriendo de lo lindo, pero yo tiro y tiro...    Serrano lo pone facil... llega Puerta de Alcala...    ¡¡¡Dios mío, me había olvidado de Moyano y el Angel Caido que lo parió!!!!...    pasito a pasito, ritmo constante, tirando de piernas.... se acabó la cuesta maldita pero me ha dejado tocada....    continuamos dentro del parque del Retiro compartiendo recorrido por el otro lado con los que vuelven....    la llegada del giro se hace eterna...   y...    ¡por fin el portalón de llegada al fondo!...    Francisco dice que vamos bien...    miro mi reloj, faltan 40 segundos para 50:00...    pero...    ¡oh,oh!...    las recta es larga y lo que es peor, el primer portalón no es la llegada...    ¡¡¡¡es el tercero!!!!....   toca esprintar (aunque viéndome en el video cualquiera lo diría)...     aprieto dientes, quemo mi último cartucho....    vamos, vamos....   no llego, no llego....    ooooooh.....   no llegué....   50:32.


Esta vez no pudo ser. Todo el mundo decía que esta carrera era para MMP pero no fue tan fácil, o eso me lo pareció. Aunque el resultado no fue el que deseaba, al final quedé contenta. Para mí es lo que tiene esforzarse como una javata. A pesar del calor, de los falsos llanos, del Sr. Moyano... sude la camiseta como hacía tiempo que no la sudaba venciendo desde el km 2 las ganas de aminorar el ritmo, y llegara en el tiempo que llegara, después de sentarme a la sombrita de un arbol a estirar y compartir batalla con el resto del grupo... me sentí satisfecha. Muy satisfecha. Perdió el Norte pero no mi Norte.