Viviendo donde vivo, más cerca de la montaña que del asfalto, era de preveer que en cuanto llegara la temporada de carreras de montaña, iba a sentir la llamada de las cabras, de Heidi y del abuelo que la acogió. Pero como soy sensata y sé que este no es terreno para incautos inexpertos sin entrenar, voy a ir poquito a poco y sin grandes aspiraciones.

Mañana correré en la III Vuelta a la Jarosa, una carrera que sin ser realmente de montaña tiene un perfil que se acerca bastante.


Este año la organización ha acortado el recorrido. Son unos 10 kilómetros que discurren practicamente todos por pistas forestales. Lo que realmente puede asustar, por lo menos a una pingüina de patas cortas como yo, son algunos tramos con desniveles de hasta el 20%. Acostumbrada a ir con Lola en el canicross tirando de mí en este tipo de cuestas, esta vez voy a tener que hacer acopio de cuadriceps y tirar como sea para arriba. 
Pero bueno, en definitiva me conformo con acabar esta carrera en un tiempo razonable y sobretodo no pararme.

Para ir cogiéndole gustillo a este tipo de pruebas, estos terrenos y a las tiradas extralargas en el monte (ya os contaré lo que me traigo entre manos) sin que mis piernas sufran mucho, ayer visité GR 10 Trail,  una tienda deportiva de material y calzado de montaña que está en Moralzarzal (sierra norte madrileña) y muy recomendable por lo bien que te atienden y asesoran, y le hice unas cuantas muescas a mi tarjeta de crédito. Para ser exacta, 35. Espero que hayan merecido la pena. ¿Y qué es lo que me llevé? Pues tachan! Mi última adquisición:


Unas pantorrilleras de compresión. Hay opiniones que dicen maravillas de ellas, aunque no faltan voces que afirman que sólo son modas. Normalmente no tengo especial problema de carga en mis gemelos, pero dado que este verano quiero darle algo de caña a los entrenamientos por montaña, quería mejorar mis sensaciones, sobretodo en la recuperación. Ya os contaré el efecto en mis patitas. De momento en mi espíritu de corredora han servido para ilusionarme, que algunos corredores y corredoras somos muy tontos con estas cosillas que nos compramos en cuestion de indumentaria, gadgets, gps, pulsometros y demas parafernalia runner. Y ya sé que no se debe estrenar nada en las carreras, que hay que ir con los deberes hechos, pero no puedo evitar la tentación. Mañana iré a guerrear a la Jarosa en pantorrilleras!!!!!