Esta mañana, de vuelta a casa, tras mi entrenamiento de series, he mantenido una charla con mi amigo y compañero de rutinas sobre un tema delicado y farragoso como es el tema de los gargajos y las velas en el deporte. Dicho de otra manera, escupir o lanzar mocos, como, donde y cuando, mientras corremos.
Vistos desde fuera del ámbito de este u otro deporte, podemos parecer marranos y marranas sin modales que vamos dejando nuestros esputos repartidos por el mundo sin el menor cuidado. Pero quien piense eso es porque no ha tratado, por ejemplo, de correr a 160 pulsaciones por minuto con un pollo atragantado en la garganta o con una ristra de mocos a punto de descender por nuestras fosas nasales. ¿Qué deberiamos hacer? ¿Aguantarnos y ponerle nombre al pollo por acompañarnos durante toda la carrera garganta arriba, garganta abajo?¿Sacar con cuidado el clinex usado, doblado y escondido en el puño de nuestra manga y pararnos a sonarnos las narices con delicadeza? ¿O tal vez dejar que el curso de la naturaleza vírica y y la ley de la gravedad se alien para dejarnos la cara como a Juanito Muelegg?




Me temo que no. O por lo menos yo, prefiero ver a un corredor a mi lado escupiendo, que ver al de delante girarse y mostrarme su cara "Juanimocada". Otra cosa es que el que escupa no sepa hacerlo bien y algún inconsciente que decida adelantarle, lo haga en el momento justo por el lado equivocado. Asi que por el bien de la comunidad runner, hay que entrenar la técnica y mirar antes de escupir.

Estamos en época de resfriados e infecciones de garganta que inundan nuestras vías respiratorias de espesas sustancias que no nos dejan respirar con normalidad, y los que queremos seguir con nuestras rutinas "joggineras" tenemos que ingeniárnoslas para poder hacerlo con normalidad. Así que desde aquí pido un poco de consideración hacia los corredores y corredoras que luchan por respirar dignamente mientras corren. Si se ha perdonado a estos individuos que en sus quehaceres diarios (algunos de cierta importancia) aparecen de esta guisa:






¡¡¡¡¡Como no se va a perdonar que alguno que otro u otra escupamos mientras corremos o nos juguemos la vida sonándonos la nariz de esta forma!!!!!



PD: He de reconocer que todavía no tengo la técnica depurada y aun no me he lanzado a la práctica de estos métodos, pero en cuanto me resfrie, me pongo manos a la obra.