Con nieve... corriendo como puedas

21
COMMENTS
Antes de ayer murió Leslie Nielsen, el malabarista de lo absurdo, el rey de la comedia disparatada, el eterno de pelo blanco, me lo imagino ya en la guardería con su aspecto canoso. Con él y con películas como "Aterriza como puedas" y "Agárralo como puedas" nació un subgénero de comedia contemporanea donde todo podía convertirse en parodia, mofa y retorcido disparate. Quizá no sea el suyo un cine de mucha calidad, pero reconozco que en el imaginario de la gente de mi generación, siempre estará como ejemplo de cine palomitero de los 90.

Y...¿qué tiene que ver Leslie Nielsen con el running? Pues nada diría yo, de no haber salido hoy a correr....



IV CANICROSS DE HUMANES DE MOHERNANDO con la Diablillo de Tasmania

24
COMMENTS
Bien podría parecer salida de Tasmania y un auténtico diablillo, pero no, estábamos en Humanes de Mohernando, localidad de Guadalajara, y se trata de mi perra Lola, disfrutando como una enana mientras tira de mí.


El pasado domingo tuve el placer de volver a participar en una carrera de una liga de canicross después de más de dos años de retiro. Fue en el IV Canicross de Humanes de Mohernando, puntuable para la Liga Nacional de Canicross y el Circuito Provincial de Guadalajara.


Aunque la mañana amenazó con lluvia y temíamos encontrarnos un terreno enfangado y lleno de charcos, lo cierto es que nos respeto y el barro y los charcos fueron los suficientes como para cruzar la linea de meta con las piernas moteadas y las zapatillas sucias. La versión de Lola sería que fue una pena no lloviera más y haber podido saltar entre fango cual cerdito, y haber entrado en la meta con barro hasta las orejas.

El circuito fue de 5,7 kilómetros con un perfil bastante llano, lo que dio lugar a una prueba rápida. El ritmo que llevó la cabeza de carrera fue vertiginoso y el primero en cruzar la meta, Pablo Vega y su perro Ugo, lo hicieran en 17'17'', un tiempo difícil de batir.

Mi carrera también fue "vertiginosa", pero lejos de esas cifras. De nuevo me vuelvo a sorprender con mis datos de clasificación dado el tiempo que llevo entrenando y mi estado de forma, 27'45'', y sé que todo se lo debo a Lola. Sin ella no hubiera alcanzado la meta tan pronto.

Nuestra salida fue como de costumbre y en la parte de atrás para evitar altercados con otros perros. Ella se debatió entre tirones y ladridos aumentando su nivel de excitación a medida que aumentaban sus ganas de salir y mis nervios. Cuando ya era casi imposible seguir sujetándola... 3,2,1... y disparadas, yo con el corazón en la boca, ella con la lengua fuera, nos lanzamos al camino tras una nube de corredores y perros nerviosos por establecer su puesto. Pasada la zona de seguridad, los primeros cincuenta metros aproximadamente, pude soltar la linea de tiro. A partir de ahí, ella llevó el ritmo, o mejor dicho el que le deja el lastre que durante casi toda la carrera represento. Adelantamos a algún equipo, sobretodo en esos momentos en los que hay perros que dejan de tirar y hacen que su amo o ama tenga que bajar el ritmo.

(c) Ainoa B.P.

Y por fin, como broche final del recorrido, el tramo por el que ya recordaba esta carrera, una cuesta pina de cincuenta metros dificil de llevar cuando llegas al límite de fuerzas. Pero yo tenía al "Diablillo de Tasmania", la perra canicrossera cuyo lema es "nunca dejar de tirar", la que bebe de los charcos a la vez que corre, la que mejor recorta las curvas y la que no se para ni a hacer sus necesidades. A la voz de "hop-hop" (nuestra contraseña secreta, je,je) deplegó sus "gadgeto-patas" y me izó cuesta arriba a tiempo de salir en la foto sinrientes y entrando en meta como buenas canicrosseras.

Al final me llevé un 6º puesto en categoría senior femenina y ella dos huesos y una manta polar con dibujitos de perritos. Una mañana estupenda, en la que recordé tiempos pasados, vi a mucha gente que no veía desde mis comienzos en este deporte, compartí aventura con mis compañeros del Club Correcaninos y un maravilloso cocido que nos ofreció la organización de la carrera como despedida.

Esos locos políticos "footineros"

26
COMMENTS
Hoy estaba desayunando cuando en la pantalla de la televisión ha aparecido tremenda foto de tremendo politico con tremendas mayas de correr en tremenda actitud deportiva. Tremendo susto me he llevado que casi me atraganto con mi tremenda tostada. Uffff! Así que desde ese gran momento de esta mañana llevo dándole vueltas al coco a la forma de borrar de mi mente la susodicha foto, no sea que esta noche tenga pesadillas. Y como dicen que si "quieres caldo, pues toma tres tazas", la mejor manera que he encontrado es haciendo un ranking de... "esos locos políticos footineros".


17 de noviembre, se abre la veda de la San Silvestre Vallecana 2010

10
COMMENTS

Calentito, calentito, casi recien sacado del horno acabo de leer en la web oficial de la carrera que el 17 de noviembre se abre el plazo de inscripciones para la San Silvestre Vallecana 2010.



Corrí la San Silvestre Vallecana de 2006. La recuerdo con cariño. Hacía medio año que me había puesto a correr y me presenté en el Santiago Bernabeu con mi camiseta amarilla chillona y con la inocencia de una niña que da sus primeros pasos. Recuerdo una marea de gente sonriente dando saltos, calentando, charlando con los amigos... se respiraba alegría. Dieron la salida y no olvidaré jamas el sonido de las miles de zapatillas golpeando el asfalto Serrano abajo, el sonido del tráfico ausente bajo las luces de Navidad, el sonido de los aplausos de la gente que animaba y sobretodo...el sonido del silencio de una carrera. ¿O quizá no había silencio? Quizá fue mi silencio, el de mi propia carrera.

Fue mi primera carrera popular de 10 kilómetros, cerraba un año lleno de ilusiones en el que había descubierto este deporte tan apasionante como es el running, y combinado con mi perra, el canicross. Nunca antes había participado en un evento multitudinario de este tipo y la experiencia fue emocionante. Todo tipo de opiniones me habían advertido de que había demasiados corredores, que era incómodo correr... pero no me importó, realmente no pretendia nada más que pasar unos buenos 10 kilómetros y sentir el ambiente festivo de los corredores y corredoras populares. ¡Y desde luego que lo senti!

Así que, cuatro años después, me alegro de colocar la 33ª edición de la San Silvestre Vallecana en mi calendario como "reto final de año" y sobretodo de este año algo "accidentado". No quiero hacer marca ni examinarme con ella, tan sólo correr y tratar de volver a escuchar ese silencio en zapatillas, Serrano abajo.



¿De que color será este año la marea de corredores?