Cerrado por vacaciones

10
COMMENTS

Llega el calor de verdad a Madrid y esta pingüina se va a tierras más fresquitas, a Galicia, a chupar cabezas de gambas con un vasito de alvariño al lado, a tomar el sol que se deje tomar, a visitar ruinas de pueblos celtas, a descansar, a tomar un baño de brisa marina, a dormir la siesta a pierna suelta... pero eso sí, meto mis zapatillas en la maleta para no perderme el traerlas llenas de arena, para no perderme por lo menos un amanecer corriendo por la playa.

Me pierdo la estupenda carrera del Rock'N'Roll (y ya van unos cuantos años). Espero al año que viene estar ahí y comprobar si esa cuestecita es tan fiera como la pintan.

A los que vais a participar mucha suerte. Ojalá que lo paseis de maravilla y que podamos leerlo en vuestros rincones blogeros.

Nos vemos a la vuelta. No olviden desgastar sus zapatillas, hidratarse y supervitaminarse!!!!

Por la gloria de Pegaso

8
COMMENTS
Llevaba algún tiempo rondándome por la cabeza el deseo de comprarme unas zapatillas nuevas, ya que el par que uso para entrenar está algo trillado, cuando de paseo por el "Decartón" salen a mi encuentro desde una estantería unas Air Pegasus de color rosa chillón. Y más que llamarme la atención su color, lo hizo más su precio. Estaban rebajadas un 52%!!!! Y reconozcámoslo, en tiempos de mega-hiper-super-crisis, bajadas del 5% de sueldo y subidas de otro tanto por ciento de IVA, esto era un chollo. No iba a dejar a estas pobres zapatillas allí en su estanteria para que algúna desalmada corredora las cogiera.

De vez en cuando el "Decartón" se marca alguna bajada de precio (casi siempre por fin de temporada, como en este caso) que merece mucho la pena.

Y como hoy tocaba ya algo de carrerita no he esperado más tiempo para probarlas y.... por la gloria de Pegaso!!!!!! Si casi vuelo!!!!! Sí llego a saberlo me las pongo en la carrera del Orgullo.

Ya sé que el recorrido escogido no solo apenas tiene desnivel, sino que prácticamente los dos primeros kilómetros son cuesta abajo, pero esto la semana pasada era igual y lo hacía más despacio. Esta vez, tras subir la Camorza haciendo un poquito de piernas y comprobar que el agarre de mis nuevas zapas en tierra, es peor que el de las Trabuco que tengo, me dejé caer por la carretera que atraviesa el Parque regional de la Pedriza camino del embalse y casi no lo puedo creer. Mis zapatillas se agarran al asfalto estupendamente a la vez que me propulsan hacia el cielo. Miré mi gps y durante un breve momento pude experimentar una velocidad hasta hace poco ni soñada. Lástima que ni mi fondo, ni el calor que hacía acompañaran a Pegaso para alargar mi carrera más de 4 kilómetros. Pero menudos 4 kilómetros: 18:57.

Hoy me fui a casa con la buena sensación del deber cumplido, por la gloria de mis Pegasus.

10 kilómetros de Orgullo...y satisfacción

13
COMMENTS
7:30 de la mañana del domingo 4 de julio, suena el despertador... no puede ser... ¿que hago madrugando un domingo? ¡Estoy loca! Creo que no he descansado lo suficiente como para ir a una carrera. Mejor me quedo durmiendo...zzzzz.
De pronto una voz a mi lado dice: "venga... que sabes que luego disfrutas... que te gusta correr".




8:30 de la mañana. Acabo de subirme al metro y realmente no se ni como he llegado a él. Una señora se queda mirándome, no sé si porque ando todavía con los ojos cerrados y sin peinar o porque no ha visto a muchos deportistas sonámbulos a estas horas en el metro. Me quedo con ganas de dedirle: "¿qué pasa?...¿no sabe que luego disfruto...que me gusta correr?"

8:50 de la mañana en Pz de España rodeada de barrenderos que luchan contra la basura armados hasta los dientes con mega-aspiradores-supersónicos. También me rodean un montón de corredores y corredoras. No veo a nadie que pueda parecerse a Tania o a Jan. Me habían dicho que iban a venir a esta carrera, pero he llegado tarde a su punto de encuentro.
Por megafonia anuncian que la salida de la carrera es a las 9:30. ¡No puede ser! Yo juraría que era a las 9:00. Lo peor es que la mañana parece aventurarse calurosa y media hora más... puede ser terrible. Menos mal que me traje el MP3 y puedo entretenerme paseando entre cristales rotos y olor a botellón.




9:30 de la mañana. Por fin dan la salida. Creía que íbamos a ser más participantes. No importa, aunque el pelotón de carrera lo forme yo sola.
Comienzo a correr. La sensación es fabulosa. A golpe de Black Eyed Peas devoro Ferraz. Mmmmm... aunque voy con la música oigo las pisadas a mi alrededor. Siempre me ha gustado ese golpeteo de zapatillas en medio de las calles vetadas al ensordecedor tráfico.
Continuo con mi buen ritmo. Si pudiera aguantar así gran parte de la carrera...
Veo al fondo a dos corredores que pueden ser Tania y Jan!!!!! Acelero. No creo que los alcance. Menudo ritmo llevan, y van tan tranquilos. Seguro que ni se les oye respirar y van charlando. Sin su permiso voy a aprovecharles de liebre lo que me aguante el cuerpo.




Km 1 y medio de la carrera. Oh no, siento el pulso extraño. No quiero ni mirar... Vaya, otra vez, mi pulsómetro dice que ya estoy a 202. Me toco el cuello y realmente voy acelerada. No me queda más remedio que pararme y andar un poquito para recuperar un pulso más bajo, queda mucho de carrera para heroicidades.
Los del samur me adelantan en bici. Al fondo se detienen. Un corredor medio mareado.
Mi pulso en pocos segundos baja a 150 (buena señal). Retomo la marcha y como he perdido a mis liebres y ya se acusa el calor decido correr bastante más despacio.
A partir de este momento todo se resume a un trote relajado y concentrado, sobretodo en las cuestas (que hay más de las que pensaba) y a soñar con el km 5 donde en el punto de avituallamiento cogeré la botella de agua y tras beber un par de tragos me la echaré por encima. Ojú que caló!




Km 5. Maldita sea. ¿Donde está mi botella de agua soñada? Me dan un vaso lleno hasta la mitad de gatorade recalentado por el sol. Y como me echo yo esto por la cabeza!!!! Vaya, tendré que seguir soñando con la botella.
Cuesta pa'rriba, cuesta pa'bajo. Unos kilometros más y.... por fin Km 9. Hay una cámara y una voz nos pide que sonriamos. ¡Pero alma de cántaro! ¡Si somos los cuatro gatos del pelotón! ¿Tu crees que estamos para sonrisas? Aun así sonrio :D . Es un gasto de energía que me puedo permitir y además en mi cabeza suena la voz de esta mañana: "venga... que sabes que luego disfrutas... que te gusta correr".




Km 10. Veo la meta al fondo, como la luz del tunel. Sonrio. No sé a quien, pero sonrio. Siento el pulso acelerado. Y a quien carajo le importa en estos momentos. Sólo me quedan unos metros. Un esfuerzo más y..... CAMPEONA!!!!!!!. Me siento ganadora. Por megafonia dicen que han ganado Pablo Vega en categoría masculina e Irene Martin Alvarez en femenina. Pero casi ni lo oigo. Esta carrera la he ganado yo, contra mi misma, contra mi pereza, contra mi mal humor mañanero, con ayuda de "mis voces", de "mis liebres" por unos metros y de mi esfuerzo y empeño.
Biennnnnn!!!! Alguien me tiende una botellita de agua. Por un instante dudo si echármela por encima pero tengo taaaaaaaanta sed que me la bebo. Que rica es el agua. Anda!!! Y una camiseta de regalo. Sí ya sé que en la mayoria de carreras te dan una, pero a mí todavía me hace ilusión.
Andaaaaaaaaa!!! Si ahí están "mis liebres". Jan y Tania. Me acerco a ellos y les saludo. Estamos todos empapados y colorados del esfuerzo pero en nuestras caras se dibuja la misma sonrisa de satisfacción.
Y me presentan a más gente: Antonio y Julia. Y aparece una "fotógrafa" sonriente: es La Bala Raquela!!!
Que alegría conocerles.


Chicos y chicas!!! Ha sido un placer acabar esta carrera y de recompensa conoceros. Espero coincidir en más.Al final terminé esta carrera, según mi gps, en 59:38. No está mal para una mañana de domingo que iba a empezar durmiendo en la cama... y que al final acabé con orgullo y satisfacción.

10 km de Orgullo: La suerte está echada

8
COMMENTS
Se acerca la hora. Este domingo participaré en la primera carrera de la nueva era de la Pinguina Verloz: los 10 km de Orgullo.
La verdad es que a día de hoy y en estos momentos, no sé si mi fondo y mi estado de forma son suficientes para correr 10 kilómetros pero lo voy a intentar.

El entrenamiento del jueves no fue del todo satisfactorio. De nuevo, por tercera vez en un mes, al superar el sexto kilómetro mis pulsaciones pasaron en un instante de 165 a 202 y tuve que parar. En seguida recupero mi pulso normal una vez dejo de correr, pero la verdad es que esto me tiene algo mosquilla. No sé si es problema de forma o de salud. Por eso, me tomaré esta carrera con tranquilidad, haciendo honor a John Birghman "El pingüino", engrosaré las filas del pelotón y no perderé de vista mi pulsómetro.

Y aunque es mi reto particular acabarla, y empeño y tesón me sobran, no me olvidaré de correr con cabeza... y con corazón (ah! y con un bonobus en el bolsillo por si tengo que abandonar).

Mucha suerte y mucho ánimo a todas y todos los blogger@s que vais a participar.

Ya estoy deseando leer vuestras crónicas!!!






Foto: http://www.10kmdeorgullo.com/