He tenido problemas estos dias con la conexión de internet (casi me ha parecido más mala suerte que mi caida,je,je)y por fin hoy puedo deciros:

Muchiiiiiiiisimas gracias a todos y todas! Da mucho ánimo leeros! Esto son gajes del oficio y sé que pronto estaré quemando zapatillas y no muletas!

La mayoría no me conoceis en persona y ya sólo por el tiempo que os habeis tomado en escribir unas letras dándome ánimos me emociona. Hace tiempo que alguien me dijo que dentro del mundo del deporte, sea al nivel que sea, se respira nobleza y buenos sentimientos. Lo he comprobado en muchas ocasiones desde que decidí calzarme unas zapatillas y lo maravilloso es que no dejo de comprobarlo con el tiempo. Así que gracias.

Gracias también a mi familia, a mis padres que siempre están ahí cuando "me caigo", a mi hermana que vino el fin de semana pasado desde Berlín con su sonrisa, a mis compañeros de trabajo que ya me han apodado "la pupas", a mi amigo canicrossero David que está siendo una gran terapia de ilusión con el proyecto que tenemos entre manos de formar un club (ya os contaré), a Pedro "mi entrenador personal" que si le queda paciencia tendrá que empezar de nuevo con esta pingüina, y a Patri, que aunque sé que no lees habitualmente mi blog, estuviste conmigo cuando me caí, juntas nos asustamos (y ya te he dado algún que otro susto) y juntas intentamos y conseguimos que el resto de nuestra aventura gallega continuara.


¡Gracias de todo corazón!