Llega el calor de verdad a Madrid y esta pingüina se va a tierras más fresquitas, a Galicia, a chupar cabezas de gambas con un vasito de alvariño al lado, a tomar el sol que se deje tomar, a visitar ruinas de pueblos celtas, a descansar, a tomar un baño de brisa marina, a dormir la siesta a pierna suelta... pero eso sí, meto mis zapatillas en la maleta para no perderme el traerlas llenas de arena, para no perderme por lo menos un amanecer corriendo por la playa.

Me pierdo la estupenda carrera del Rock'N'Roll (y ya van unos cuantos años). Espero al año que viene estar ahí y comprobar si esa cuestecita es tan fiera como la pintan.

A los que vais a participar mucha suerte. Ojalá que lo paseis de maravilla y que podamos leerlo en vuestros rincones blogeros.

Nos vemos a la vuelta. No olviden desgastar sus zapatillas, hidratarse y supervitaminarse!!!!